Carta a la Academia Colombiana de la Lengua
Papel con marca de agua
29cmx21cm
2012
 
 
CARTA A LA ACADEMIA COLOMBIANA DE LA LENGUA es, como su nombre indica, una carta dirigida a la Academia Colombiana de la Lengua con el propósito de ofrecer el significado de una palabra inexistente: Impoder. 

Contenido de la carta:

Bogotá, 2012 

Señores 

ACADEMIA COLOMBIANA DE LA LENGUA 

Junta directiva 

Ciudad 

El lenguaje es pensamiento y por tanto, una realidad que no podemos dejar de atender. Por esta  razón me dirijo a ustedes. Para hablarles del impoder. 

Distante de la palabra impotencia, que designa la falta de poder, el impoder es poder en la  instancia de lo más frágil. 

De impoder, im que deriva del latín in, hacia adentro. Al interior del poder como potencia que no  consuma en la concretud. Un im ambiguo que significa hacia adentro y también una negación o  privación del complemento poder. El lugar de la elemental potencia en la línea transparente de  transición.  

[En el lugar de la voluntad de voluntad] 

El poder sin el logro de la visibilidad, sin la eficacia que en sí misma carga la certeza del cambio.  Insignificancia que puede, por su incompatibilidad con el poder cierto, monumental y eficaz.

{Después de la pérdida, el polvo. En lo que queda, el triunfo de lo más leve se manifiesta en su  nimiedad. El poder no tiene como imponerse a la ceniza.}